¿Cómo evaluar mi estrategia de redes sociales?

Una estrategia es un conjunto de acciones planificadas, que hacen que tomemos mejores decisiones y que cumplamos nuestros propósitos.

El primer paso, como siempre, es tener nuestras metas claras: quiero que me conozcan, aumentar la interacción, el engagement, la conversión etc.

Bien sea que ya contemos con presencia en redes y queramos conocer en qué situación estamos o que vayamos a empezar, podemos seguir estas recomendaciones junto con algunas herramientas que iremos explorando a lo largo de esta entrada, y que podemos usar para hacer el trabajo más fácil, tener las estadísticas y la información organizada, e incluso conocer algunos datos de la competencia.

Para tener una buena estrategia de redes sociales, debemos evaluar 3 cosas:

1. Evaluar a mi audiencia

El contenido que publiquemos va dirigido a alguien, y para que tenga impacto es importante saber qué le gusta a ese alguien, cuáles son sus intereses, cómo se expresa, qué hace, cómo se comporta, en qué horarios está disponible (Por ejemplo: temprano en la mañana, cuando se despierta, o a la hora de almuerzo, si es que trabaja).

En fin, tener claro a qué publico me estoy dirigiendo, y con esto tener un panorama de qué contenido publicar y en qué horario.

Si no estamos muy seguros de esta información, podemos iniciar haciendo prueba y error, o mirar lo que está haciendo nuestra competencia -marcas que trabajan en el mismo mercado o sector, o similares y que se dirigen a nuestro mismo público-.

2. Evaluarnos a nosotros mismos

Antes de aventarnos a mirar la competencia, mirémonos a nosotros mismos, teniendo claro qué indicadores de audiencia, de engagement, y de conversión debemos medir, pero ahora usando las herramientas de medición correctas.

Para calcular el alcance de los contenidos de Facebook e Instagram, si usamos una cuenta empresarial o fan page, puede ser tan sencillo como irnos a la sección de estadísticas de estas redes sociales, y desde allí podremos conocer el alcance de los contenidos: cuánta gente interactúa, cuántos clics se hicieron en nuestro landing page y otros datos demográficos de nuestra audiencia.

Otra herramienta útil para ambas redes sociales es el business manager, puesto que centraliza todos los accesos, permisos, conexiones entre páginas, usuarios, e inclusive la pauta.

Para analizar otras redes sociales, se utilizan herramientas similares:

  • Twitter Analytics, para evaluar a los seguidores, impresiones e interacciones
  • Youtube Analytics, para ver el rendimiento de los videos y en general del canal, saber de dónde proviene el tráfico, el tiempo de visualización, desempeño de los anuncios, ganancias, etc
  • Pinterest Analytics, para conocer las impresiones, clics, visitantes, lo más repineado, etc.

3. Evaluar a mi competencia

Una vez tengamos claro cuáles publicaciones tienen más alcance, las que les gustan más a nuestra audiencia, con las que más interactúan, las que lograron más visitas a nuestra página web, o lo que sea que quieres mirar, podemos lanzarnos a ver cómo le va a nuestra competencia.

Recordemos que analizar lo que hace nuestra competencia es una forma de descubrir debilidades, tanto suyas como nuestras, y conocer mejor a nuestro público objetivo y sus necesidades.

La manera más sencilla para analizar su comportamiento es ir directamente al perfil o página oficial. Afortunadamente también tenemos herramientas que nos pueden ayudar en esta labor, aunque la mayoría son de pago, como Talkwalker o SEM rush, pero que son bastante útiles, considerando que tienen bastantes funciones, no solo para analizar las redes sociales de la competencia, sino a nosotros mismos, hacer posicionamiento a nuestra página web, buscar palabras clave, estrategias de publicidad, entre otras.

Lo interesante de esto, aparte de analizar el alcance, las interacciones, el engagement, etc. es poder ver:

  •      El copy y el caption de las publicaciones
  •      El lenguaje con el que se dirigen al público
  •      Los horarios en los que más se publica y los días de mayor afluencia en sus redes sociales
  •      El impacto de sus hashtags.

Para finalizar:

Una vez que recopiles estos datos, analiza.

  • ¿Estás obteniendo los resultados que esperabas? 
  • ¿Qué cosas podrías replicar de la competencia y qué cosas evitar?
  • ¿Estás publicando en el horario correcto?
  • ¿Estás publicando el contenido en la red social correcta?
  • ¿Qué podrías mejorar?

Análisis de métricas: ¿cómo puedo evaluar si lo que publico está funcionando?

Publicar contenido y pauta deliberadamente no es algo inteligente si no se miden y analizan los datos. Recolectar las métricas y evaluarlas nos permite tomar buenas decisiones y replantear estrategias que nos ayuden a cumplir nuestras metas como marca.

Sin embargo, debemos tener en consideración que la lista de las métricas qué debemos revisar puede variar, porque lo que debemos medir depende de lo que queramos conseguir, por eso, en esta entrada vamos a plantear dos ejemplos para sea un poco más clara la importancia de hacer estas mediciones, seguido de una lista de las métricas que más se evalúan, y puedas elegir las que más te convenga evaluar.

Ejemplos: Importancia de analizar las métricas

  1. Muchas personas están llegando a tu sitio web, pero esta cifra de visitantes no se ve reflejada en la de los que hicieron compras. Esto quiere decir que podríamos estar llegando a un cliente que no esté interesado en el producto, o que, por temas de precio o usabilidad de la página no está tomando una decisión de compra.
  1. Supongamos que hacemos una campaña con un contenido similar en distintas redes sociales, pero solamente en una de ellas hubo un gran engagement (en un momento hablaremos de eso) y tuvo muchos más comentarios y nuevos seguidores que en las otras redes sociales en las que se publicó. Esto significa que la campaña funciona en esa red social, pero que debemos replantear la estrategia para las otras redes sociales; recordemos que cada red social tiene su utilidad.

Indicadores

    1. Seguidores

Los seguidores son aquellos que, por decirlo así, están suscritos al contenido que publicamos, por tanto, son aquellos que van a ver nuestras publicaciones de manera frecuente. Sin embargo, es mejor tener pocos seguidores que sean fieles, que muchos que no demuestren el interés por la marca.

Es por eso que se recomienda no comprar seguidores, sencillamente no van a ser seguidores de calidad.

Si uno de tus objetivos es que la gente te conozca, esta métrica sería bueno tenerla en cuenta junto el alcance y las interacciones.

    2. Alcance

El alcance nos permite saber a cuántas personas hemos llegado, es decir, a cuántas personas les apareció x contenido -en la sección de noticias-, y han interactuado con un me gusta, comentarios, guardado, compartido o cualquier otra cosa

    3. Impresiones

Las impresiones nos permiten saber a cuántas personas ha llegado nuestro contenido, es decir la exposición de este, a diferencia del alcance, en este indicador no hace falta que la persona tenga algún tipo de interacción; sin embargo, debemos tener en cuenta que una persona podría estar expuesta a nuestro contenido en más de una ocasión, por tanto, la cifra de impresiones podría ser un poco engañosa.

    4.Engagement

El engagement nos permite conocer qué tanto compromiso tienen los usuarios con la marca, o que tanto impacto está teniendo la marca sobre sus acciones. Que un seguidor tenga engagement con la marca lo hace un seguidor de calidad, a esto es lo que debemos apostarle, pues entre mayor sea el engagement mejor.

Medir este compromiso puede variar un poco dependiendo de la plataforma, pero en general se puede hacer a través del número de me gusta; compartidos; comentarios; menciones de la marca; tasa de rebote, es decir, cuando se entra a la página, pero no se interactúa con ella; repetición de compra; tiempo de permanencia; visita repetida, visualizaciones de video; cuántos correos abren y por cuánto tiempo; entre otras.

Para tener un buen engagement debemos publicar contenido de calidad, y sobre todo que genere emociones, y conexión con las personas.

Existen dos fórmulas para medir el engagement:
  •  Dividir el número de interacciones por el número de impresiones:

Esta fórmula nos permite conocer el número de interacciones conseguido en relación al número de personas que ha visto nuestra publicación.

  • Dividir el número de interacciones por el número de seguidores: 

Esta fórmula nos permite conocer el nivel de interacción en relación al número de fans de seguidores.

     5. Conversiones

Las conversiones suceden cuando el usuario llega al punto que deseamos que lo haga, es decir que haga la compra, descargue algún contenido, que llene un formulario de contacto, etc

Las conversiones están relacionadas con el primer ejemplo que pusimos, ya que ésta representa la decisión final del usuario, es decir: del objetivo que me propuse ¿cuántas veces tuve que intentarlo para cumplirlo? ¿visitaron mi página 100 personas y me compraron 10?

Y de acuerdo a esto también podemos medir el retorno de la inversión, o mayormente conocido como ROI, por sus siglas en inglés “Return on Investment”, y representa la rentabilidad de cualquier acción de nuestro negocio o marca. Este indicador se usa mayormente para pauta.   

 

Al igual que el engagement, el ROI también lo podemos medir con algunas fórmulas, en las que se tienen en cuenta los gastos y ganancias, sin embargo es un tema mucho más amplio, en el que un mal movimiento podría hacernos perder dinero, y que para evitarlo es muy importante ser muy precisos, por eso, próximamente lo estaremos estudiando a detalle, junto con el uso de distintas herramientas, algunas gratuitas, la mayoría de pago, que pueden facilitarnos esta tarea de obtener esos números crudos, en gráficas o tablas, para que podamos hacer el respectivo análisis.

¿Cómo puedo aprovechar cada red social en mi negocio?

 

La gran mayoría de personas usan al menos una red social, estas plataformas se han convertido no solo en un lugar para unir comunidades sino en una herramienta potencial para desarrollar una estrategia de comercio electrónico gracias a las posibilidades de acercamiento más personalizado con el usuario.

Sumado a eso podemos decir que es una obligación que los negocios se sintonicen con los medios de comunicación y el mercado, entiendan cómo funcionan y se aseguren de hacer presencia.

Aunque lo más sencillo sería publicar en todas las redes sociales el mismo contenido, lo cierto es que cada red social nos sirve para cumplir distintos objetivos, permitiéndonos acercar a varios púbicos.

Así mismo, no podemos decir que una red social es mejor que otra, o que es necesario tener presencia en todas las redes sociales, todo depende de lo que queramos conseguir.

 

Vamos a hacer un recuento de las redes sociales más usadas, sus características, y utilidades para los negocios, y finalmente unas recomendaciones generales que aplican para todas las redes sociales.

Facebook

Esta red social es muy conocida, podríamos decir que es la madre de las redes sociales, ya que es la más usada en el mundo. Está diseñada para conectar gente.

A lo largo de los años ha ido evolucionando, y precisamente esto es lo que la mantiene vigente, que ha ido adoptando nuevas características para generar una mejor experiencia de los usuarios.

Aunque Facebook funciona para casi todo, porque incorpora nuevas funciones cada tanto, el contenido que compartamos en esta red social se debe priorizar a imágenes y videos, ya que se ha demostrado que es lo que genera más engagement en esta red.

Si tenemos una marca que queremos posicionar, lo recomendable es crear un perfil empresarial y no uno personal, así podremos tener un botón de me gusta en la página, y acceder a otras herramientas que únicamente están disponibles para empresas.

Dentro de las cosas a tener en cuenta, está crear una foto de portada llamativa, una foto de perfil que nos represente como marca, tener actualizada la sección de información, y hacer una URL amigable para el usuario, es decir, no dejar el que se asigna de forma automática, como facebook.com/pagina/tunegocio/12345678, sino facebook.com/laburuagencia para que sea mucho más fácil de encontrar.

Instagram 

Fue creada como una red social de fotografía, y actualmente sigue muy enfocada en lo visual. Nos permite subir imágenes y vídeos con filtros, stickers y marcos. Instagram se ha convertido en la herramienta que usan los compradores para tomar mejores decisiones de compra; ahí radica su potencial.

Esta red, a comparación de otras, tiene un muy buen nivel de interacción de los usuarios con los contenidos, y por esto mismo podemos permitirnos mostrar un lado un poco más humano, además de aprovechar esto para promover los concursos, encuestas y actividades a través de las historias, y así ganar interacciones y visibilidad.

Además, podemos beneficiarnos del uso de hashtags para encontrar publicaciones relacionadas al mismo tema. Se recomienda apoyarse en páginas o aplicativos externos para encontrar los hashtags adecuados, y así poder tener más alcance.

Twitter 

Twitter es la red social donde los usuarios buscan descubrir novedades y estar actualizados, así como compartir sus pensamientos. Es la red de las tendencias.

Si queremos posicionar una marca en Twitter, debemos crear una voz propia, ya que los tweets que suenan muy mecánicos o spam pueden alejar a los seguidores. Lo ideal es que los tweets sean de 100 caracteres.

Así mismo, es muy importante usar palabras claves, y hashtags, por el tema del SEO, y porque de esta manera vamos a obtener más de interacciones, clics, retweets, favoritos y respuestas. 

Aunque las imágenes no son el fuerte de Twitter, los tweets con imágenes logran más interacción.

Por último y no menos importante, recalcar que Twitter es ideal para la atención al cliente. Es importante no dejar un tweet sin responder porque da una mala imagen, por el contrario, si los respondemos, los usuarios se sienten mucho más positivos.

LinkedIn

Esta red social es muy conocida en el ámbito laboral y empresarial ya que conecta a profesionales, no solo para publicar vacantes y buscar empleo, sino para encontrar con quien hacer negocios, promocionar servicios, o conocimientos en algún tema.

Esta plataforma es un tanto distinta a las otras, no es tan intuitiva, pero es muy completa, y funciona muy bien para contactar entre empresas y lograr transacciones B2B, contrario a las otras redes, que se enfocan un poco más en conseguir transacciones de empresa a consumidor (B2C).

Es fundamental tener el perfil completo, con una buena foto, con una redacción concisa en el resumen e incluso con archivos o contenido multimedia que sirvan como carta de presentación.

LinkedIn nos permite crear o unirnos a grupos, para generar debate y compartir conocimientos. Es importante que los temas sean relacionados con nuestra actividad económica para que podamos destacar en nuestra área de interés.

Se recomienda hacer publicaciones periódicas, e incluir imágenes en estas para aumentar los comentarios y las reacciones, sin olvidar que por su línea profesional no se debe subir contenido de ocio, puesto que podría arruinar la imagen de nuestra marca.

Recomendaciones generales

Estas recomendaciones aplican para las redes sociales mencionadas anteriormente, y cualquier otra.

 

  1. Compartir información relevante, relacionada con el negocio, bien sean noticias, tendencias o datos generales, que cumpla con los requisitos: interesante, entretenido y útil.
  2. Evitar publicar contenido de relleno o de baja calidad.
  3. Publicar en el horario más conveniente para nuestra audiencia.
  4. Evitar temas controversiales, que puedan afectar de forma negativa la imagen de la marca.
  5. No hacer publicaciones con mala ortografía.
  6. Publicar contenido variado. Los seguidores se aburren de ver siempre el mismo tipo de publicación.
  7. Responder los comentarios o mensajes de los usuarios.
  8. Demostrarle al usuario que lo que más importa es satisfacer sus necesidades, y no vender.
  9. Subir contenidos multimedia optimizados, que cumpla con los parámetros de peso y tamaño, y que sean visualmente atractivos.

Teniendo en cuenta el uso de  las redes sociales más usadas, podemos empezar a plantear nuestra estrategia de redes sociales.

¿Qué debo tener en cuenta para hacer anuncios en redes sociales y no perder dinero?

La pauta consiste en mostrar anuncios pagos a través de una red social, y aunque trae grandes beneficios para nuestra marca o empresa, no debemos tomar el tema tan a la ligera y plantearlo como vender por vender, es necesario crear una buena campaña, en la que establezcamos nuestros objetivos, y así evitemos perder dinero.

 

En esta entrada te compartimos algunos tips a la hora de pautar en redes sociales:

Establecer el tipo de pauta que requiero de acuerdo a mis objetivos

Como en todo proyecto, lo primero es tener claridad de qué es lo que queremos lograr, para hacerlo de manera más fácil, lo dividimos en estos objetivos que corresponden a las categorías que existen de pauta:

Quiero que me conozcan:

Pauta de reconocimiento. Se usa para dar a conocer una marca y que las personas se familiaricen con ella. Estas campañas se miden por el número de impresiones, es decir, cuantas personas ven el anuncio.

Quiero aumentar mis seguidores, likes, retweets, etc

 Pauta de crecimiento. No todas las personas que siguen una página ven las publicaciones de la misma, dependiendo de las reacciones e interacciones de la comunidad con el contenido, las publicaciones se van mostrando más. Para generar ese incremento de likes, seguidores, subscriptores, etc. en esta forma de pautar se promociona algún contenido de interés, y no únicamente la marca en sí, así se genera más visibilidad.

      Quiero que las personas participen con mi contenido

      Pauta de interacción. Se usa para que las personas no solo vean el contenido, sino que comenten. Teniendo cuenta que estamos realizando un buen trabajo de copy y de contenido, se le hace un “boost” o impulso a alguna publicación. Se podría buscar alguna colaboración con un influencer.

      Quiero que las personas visiten mi sitio web

Pauta de tráfico. En este caso se hace un call to action, o llamado a la acción al usuario, para que visite la página, el reto es que el usuario no lo sienta forzoso, sino que lo vea como un beneficio propio. El éxito de estas campañas se mide por clics.

      Quiero que compren mi producto

Pauta de conversión. En este caso lo primordial son las ventas, así que se debe tener claro a qué audiencia nos estamos enfrentando de acuerdo al embudo de conversión, si el usuario sabe que tiene una necesidad y se está informando de cómo satisfacerla; si ya tiene clara la necesidad, pero está evaluando las opciones del mercado; o si está interesado específicamente en lo que nuestra marca le ofrece.

 

Una vez tengamos claro el objetivo, debemos definir el público, uno de los mayores errores a la hora de hacer pauta, es querer mostrarle el anuncio a todo el mundo, pero en esta situación aplica el “menos es más”, ya que no es tan importante que el anuncio llegue a tantas personas, sino a las personas indicadas.

Segmentación del público

A medida que se va generando el anuncio, bien sea en Google Ads, Facebook Ads, o la plataforma que sea, debemos llenar un formulario relacionado con datos demográficos: localización, género, edad, intereses, estudios, etc. del usuario al que nos dirigimos.

Las redes sociales ya almacenan esta información de los usuarios, y solo quieren que nosotros hagamos una clasificación más específica para que nuestro contenido llegue a un público al que le pueda generar impacto.

La mejor manera de tener esta información clara, es crear un buyer persona, o en otras palabras, un personaje ficticio que represente al consumidor de la marca. Este se construye a partir de su información demográfica, comportamientos, necesidades y motivaciones. 

Diseño del anuncio

En esta parte es donde podemos ponernos creativos, donde debemos reflejar nuestro objetivo, teniendo en cuenta que no hace falta usar palabras bonitas, o frases decoradas, sino que vayan al grano y sean directas.

Las piezas gráficas que se publiquen no deben estar saturadas de texto, es mejor apostarle a un diseño limpio, y si el contenido que se está publicando lo permite, ampliar la información en la descripción de la publicación y hacer un call to action.

Reevaluar constantemente y dar seguimiento

Si estás iniciando puedes establecer un pequeño porcentaje de inversión publicitaria para hacer una campaña de prueba, y dejarla por unas 48 a 72 horas para poder analizar los resultados.

En esta prueba, y en los anuncios que se publiquen después se pueden medir las impresiones, clics, cuáles anuncios han tenido mejores resultados, el alcance del público para así segmentar mejor, y generar un mejor retorno de la inversión.